Posts Tagged ‘Clásicos Adolescentes

03
Jun
09

Quote 6.

.

“I want a love that’s right
Right is only half of what’s wrong.
I want a short-haired girl
Who sometimes wears it twice as long.

Now I’m steppin’ out this old brown shoe.
Baby I’m in love with you!
So glad you came here, it won’t be the same now,
I’m telling you.

You know you picked me up
From where some try to drag me down.
And when I see your smile
Replacing ev’ry thoughtless frown…

Got me escaping from this zoo,
Baby, I’m in love with you!
I’m so glad you came here, it won’t be the same
Now when I’m with you.

If I’ll grow up I’ll be a singer.
Wearing rings on ev’ry finger.
Not worrying about what they or you’ll say
I’ll live and love, and maybe someday, who knows baby
You may comfort me (yeah)!!

I may appear to be imperfect
But my love is something you can’t reject.
Changing faster than the weather
If you and me should get together, who knows baby
You may comfort me

I want the love of yours
To miss that love is something I’d hate.
I’ll make an early start,
I’m making sure that I’m not late.

For your sweet top lip I’m in the queue
Baby I’m in love with you!
I’m so glad you came here, it won’t be the same
Now when I’m with you

So glad you came here
It won’t be the same now when I’m with you!

Oh, yeah, yeah!

(Good as… good as new)”.

(The Beatles, Old Brown Shoe).

.

The lyrics of this song have meant lots of different things for me during my life. Because of that, I guess I´ll never get tired of listening to it, finding each time a new reason to like it more and more.

Four ugly guys from an ugly town, a couple of instruments, and there you are: a masterpiece of music.

Long live the Fab Four!

Anuncios
14
May
09

Nike.

.

It all happened on that college pub, with the “Pub Quiz” signs hanging from the walls, bearing an almost-faded chalky invitation that no one was paying attention to. It was right after The Fat Of The Land was released, and I´d like to think it was House Of Pain or Nirvana playing on the PA, but it´s more likely that the sound that was making the teenage crowd jump and rub against one another was made by Whigfield or Gala. After all, we are talking about the 90´s.

You came to me, smiling, and I had to check my back twice to make sure it was me you were coming for. I was held in place by a pint glass filled with coke, after the refusal from the bartender to pour me a shandy, and thus I remained, still as a wooden pidgeon in a fair´s shooting range.

“Do you wanna dance?”.

“No”, I answered.

“Ok, let´s go outside”. As if I had just spat on your face and the only thing we had left was fighting to death in the dark alley that led to the pub.

I remember my legs turning into jelly as we approached the bench, kicking empty cans of Strongbow as we walked; I also remember the stream of cold sweat that was running down my spine, glueing my blue raincoat to my t-shirt, and the load of stupid subjects I managed to bring up for conversation just to delay the feared moment that we both (but specially you, quietly leading me to the ambush´ spot) knew was bound to come.

I remember talking and talking without really thinking about what I was saying, just checking every detail on you, taking the most perfect picture I´ve ever taken of any situation that I´ve been into. Breathing the summer in with the beer-smelling night air, hearing the distant roar of a car going round the corner of Parker´s Piece mixed with the music coming from the pub´s open door…

“I´m really nervous”, I managed to say through my dry throat, as if it could have passed unnoticed to you, and as if I hadn´t already made a fool of myself.

“Just do it”, you replied.

Yeah. After all, we are talking about the 90´s.

.

(Bar universitario. Carteles de “Pub Quiz” colgando de las paredes. Acababa de salir el The Fat Of The Land, y me gusta pensar que sonaban House Of Pain o Nirvana, pero lo más posible es que fuesen Gala o Whigfield los que atronasen a la masa de carne adolescente que se movía en la pista de baile y sus alrededores. Al fin y al cabo, estamos hablando de los años 90.

Te acercaste, sonriendo, y tuve que mirar a mis espaldas para comprobar que era a por mí a por quien venías. Seguí allí plantado, como un pato de madera en una caseta de feria, aguantando el balazo de tus ojos negros.

“¿Bailas?”.

“No”, respondí.

“Ok, entonces vamos fuera”, como si acabase de mentarte a la madre y la única salida posible a aquella situación fuese darnos de hostias en la oscuridad del callejón que llevaba al pub.

Recuerdo cómo las piernas se me iban convirtiendo en gelatina según nos acercábamos al banco, cómo me sudaba la espalda tanto que se me pegaba el chubasquero al cuerpo a través de la camiseta, y la cantidad de conversaciones estúpidas que fuí capaz de inventarme sólo para retrasar el momento inevitable que ambos, pero sobre todo tú, que eras la que había montado toda aquella emboscada, sabíamos que tenía que llegar.

Recuerdo hablar y hablar, sin pensar realmente en lo que estaba diciendo, ganando tiempo y fijando cada detalle tuyo en mi cabeza, tomando la fotografía más perfecta que he tomado nunca de cualquier situación en la que me haya encontrado. Respirando el verano con aquel aire que olía a cerveza, y escuchando el sonido del motor de un coche al acelerar en Parker´s Piece mezclado con la música que salía por la puerta abierta del pub…

“Estoy muy nervioso”, dije, como si no fuese evidente, y como si no hubiese hecho ya bastante el ridículo.

“Just do it”, dijiste tú.

Sí. Al fin y al cabo, estamos hablando de los 90).

13
May
09

Quote 5.

.

“Life is like a box of chocolates. A cheap, thoughtless, perfunctory gift that nobody ever asks for. Unreturnable because all you get back is another box of chocolates. So you’re stuck with this undefinable whipped mint crap that you mindlessly wolf down when there’s nothing else left to eat. Sure, once in a while there’s a peanut butter cup or an English toffee. But they’re gone too fast and the taste is… fleeting. So, you end up with nothing but broken bits filled with hardened jelly and teeth-shattering nuts. And if you’re desperate enough to eat those, all you got left is an empty box filled with useless brown paper wrappers”.

(“La vida es como una caja de bombones. El regalo barato, superficial y sin intención que nunca nadie pediría. Y no puedes descambiarlo, porque lo único que recibirías a cambio sería otra caja de bombones, así que te quedas con esa basura rellena de menta batida, y la devoras sin prestarle demasiada atención cuando no te queda nada más que comer. Sí, de vez en cuando hay alguno relleno de mantequilla de cacahuete o de toffee, pero se acaban en seguida y su sabor es… efímero. Así que lo que tienes al final es un montón de trocitos rellenos de gelatina endurecida y nueces rompe-dientes, y si estás tan desesperado como para comerte esos también lo único que te queda es una caja vacía llena de inútiles envoltorios marrones“).

(The Cigarette Smoking Man, en The X-Files: Musings of a Cigarette Smoking Man [Chris Carter/Glen Morgan, 1996]).

.

Chúpate esa, Forrest.

07
May
09

Temazo.

.

Palacio de Nemequitepas (afueras de Chambourcy, pasada la fábrica de yogures), 1726. A la sazón, residencia de verano de la Marquesa de la Trufa Verde.

.

Copa de vino en mano, los numerosos nobles presentes en la cámara se dan codazos unos a otros, mientras algunos susurran “¡Hostias, qué buena!” sin apartar los ojos de la orquesta, al reconocer en las primeras notas del allegro non molto la que se les viene encima.

En seguida, con la entrada del violín solista, las cabezas se agitan rítmicamente, medio ladeadas las pelucas empolvadas, y alguna que otra mano hace los cuernos de tapadillo (seguramente haya curas entre el público, aunque puede que sean éstos los primeros en desmelenarse, llevados por el éxtasis y la gloria bendita del musicón que les posee).

Todo va a más, y la gente se vuelve loca con cada momento tranquilo de la pieza, sabiendo que se tratan sólo de la calma que precede a la tempestad: en cada subidón rítmico, un par de damas se desmayan, tras intentar moverse al compás de la infernal cadencia impuesta por Vivaldi y faltarles el aire, debido a lo apretado de sus corsés.

Al acabar el movimiento, un “¡temaaaaaaaaaaaaazo!” generalizado recorre la sala de música del palacio, mientras la mayoría silba, taconea sobre el carísimo suelo de maderas de Oriente, y comienza el coro de voces a gritar “¡An-to-nio, An-to-nio!” al ritmo de los aplausos. A la vez, en las muy ilustres caras allí presentes aparecen expresiones cercanas al post-orgasmo, y se escucha a un marqués comentarle a un conde que “para momentos como éste es para los que deberíamos poner a alguien a inventar los cigarrillos”.

.

Es increíble, lo grande que puede llegar a ser La Música.

05
May
09

X-Men Origins: Wolverine.

“I’m the best there is at what I do, but what I do isn’t very nice”.
(James Howlett, AKA Logan, Lobezno/Wolverine… Carcayú, vamos).

.

Todos los tíos, y ahora más, queremos ser Lobezno. Está claro.

Es cierto que Gámbito también mola, porque tiene poder como si fuese gratis, estilo, morro,  y unas cartas muy chulas que impresionan a cualquier mujer a la que a él se le ponga en las narices impresionar, pero en el fondo todos sabemos que va de farol y que miente más que habla.

Ahora: ¿quién no querría ser un mutante macizo, prácticamente invencible, con un esqueleto forrado de un metal indestructible (o casi indestructible) y que, además de repartir cegadoras galletas como si le pagasen por cada una que encaja en su sitio, habla ocho idiomas y conoce dieciséis? ¿Quién no querría haber estado en cuatro de las últimas Grandes Guerras de la Humanidad, y en otras tantas guerras menores y batallas no humanas, y haber vuelto de todas ellas tan sólo con un poco de barro pegado a las patillas y unos pocos conocimientos más sobre cómo destrozar al enemigo? ¿A quién no le gustaría no envejecer como el resto de humanos, poder beber whisky sin tener resaca al día siguiente y fumar puros baratos sin marearse o sin parecer uno de esos señores que pueblan el bar de debajo de mi casa?

A nadie. A todos nos gustaría ser Logan, escuchar el snikt-snikt de las garras de Adamantium al atravesar la piel de nuestros nudillos con cada cabreo, y que nuestro estricto código moral nos llevase (casi) siempre a hacer el bien, pero no a ser buenos.

A todos nos gustaría medirle el lomo al pijazo de Summers, y poder decirle a la cara que Jane se acuesta con él, pero se duerme pensando en nosotros.

A todos nos gustaría conducir una Harley por mitad de la montaña sin miedo a calzarnos una señora hostia, y poder perdernos en pelotas en mitad del bosque, troceando árboles a nuestro paso, cada vez que nos diese un arranque de furia y los recuerdos empezasen a perseguirnos con más ahínco del habitual.

Y a mí me gustaría ser Lobezno, además, porque él tuvo a Silverfox: el resto de cosas son las que, de él, nos hacen felices a nosotros, pero ésta es la única que, en algún momento, le hizo feliz a él.

.

(Sobre la película, decir que, aunque no tengo el bagaje comiquero necesario para juzgar la calidad de la adaptación realizada por Gavin Hood, desde el punto de vista cinematográfico me parece que alcanza un equilibrio perfecto entre palomiterismo, moñez, chicha al aire [para nosotros también hay, aunque mucha menos], cantidad de mamporros por minuto y frases con retranca pre-sobada de morros épica.

Si vas al cine esperando ver arte y ensayo, estás de enhorabuena: esta película te hará sentirte como el gilipollas que eres. Ahora bien, si lo que esperas es ver un peliculón que consiga “eso tan difícil como es” que te tires dos horas pensando “ni de coña, de esta no sale”, aún a sabiendas de que te vas a equivocar, y que salgan los títulos de crédito y notes cómo se te aflojan los abductores, entonces no busques más.

Queda demostrado: las pelis de superhéroes, cuando se hacen bien y con cabeza, garantizan diversión a raudales, y a una tarde de cine no se le tiene por qué pedir más.

Que para eso se creó el Séptimo Arte: para entretener y hacer tangibles las fantasías más escandalosas, como aquella de tener garras, chupa de cuero, y patillas de fiera).

02
Abr
09

Poco Pan.

The Truth Is On The Walls.

The Truth Is On The Wall.

Y el Gran Hermano/aún nos vigila-.
(Def Con Dos).