13
Abr
09

Gran, Gran Torino. Enorme.

gran-torino-poster1

-I knew really nothing about life or death, until I got to know Walt… and boy, did I learn-.
(Father Janovich, in Gran Torino. Clint Eastwood, 2008).

.

Mr. Eastwood siempre sabe cómo pillarme con el pie cambiado. En este caso, con una despedida como se merece a ese personaje del que todos hemos sospechado que, en algún momento, podría salir de la pantalla, apretarnos una hostia con frase lapidaria como guarnición, y volverse a meter en su película sin mirar atrás, mandándonos calentitos a la cama y con la sensación de que, además, nos la habíamos llevado con razón y nos había hecho aprender algo valioso.

Ese personaje que, por otro lado, siempre daba esa sensación de ser intocable y a prueba de balas pero al que, por otra parte, daban ganas de llamar para tomar algo y no decir absolutamente nada en toda la velada. Si acaso, un “¿otro?”, o algún “pago yo” que sabrías que no ibas a poder cumplir. El responsable de que todos, alguna vez, hayamos bebido whisky a morro o hayamos acabado mareados tras intentar fumarnos un puro de vaquero enterito, mordiéndolo de lado y escupiendo cada dos minutos.

Es duro que te digan de manera tan clara que todo se acaba, hasta en mundos tan eternos y atemporales como los que crea el cine, pero en este caso, curiosamente, todo fluye de la manera correcta, porque sólo la persona para la que fue creado uno de Los Grandes Personajes debería tener derecho a darle sepultura. Creo que, si Humphrey levantase la cabeza, sentiría una punzada de envidia y admiración a la vez, pensando que Rick, Spade o Marlowe ya no pueden morir como debieran.

Y por si la reputación terrorífica que se habían ganado en más de cuarenta años de duelos al sol no era suficiente, ahora descubrimos que Harry, Monco, Joe o el Rubio, de los que todos pensábamos que no podían ser más letales de lo que ya lo eran apretando el gatillo, también son capaces de hacer agujeros en las personas dejando de apretarlo. Y que la sabiduría ganada con la edad sobre lo cabrona que puede llegar a ser la vida que destilaba Bill Munny también tiene su lugar en un semi-ghetto del Michigan contemporáneo.

“The thing that haunts a guy is the stuff he wasn’t ordered to do”. Realmente, ¿qué otra lección se puede pedir?

.

El día que Él, el de verdad, siga el mismo camino que su personaje más emblemático, se cerrará un capítulo muy importante de la Historia del Cine.

Y ese día, habrá que intentar hacer algo a la altura de Clint. En memoria suya, y a su salud.

Anuncios

2 Responses to “Gran, Gran Torino. Enorme.”


  1. 1 Ba
    13 abril 2009 en 17:04

    Habrá que verla!

  2. 2 Anónimo
    16 abril 2009 en 15:24

    Sólo añadir una pequeña reflexión, y es que esa gran hazaña del personaje de Eastwood sólo podría ser válida/razonable/inteligente en un país con un sistema judicial en el que los asesinos no salieran a la calle a los 3 años por buena conducta, porque en ese caso cualquier acto heroico se tornaría en la estupidez más grande de todo el planeta. E Eastwood no sería un heroe, sino un idiota…
    La peli es bellísima, y me encanta comprarla con “Sin Perdón” pq es un giro de 360º que te deja sin argumentos, o con todos a su favor.
    Y entiendo que la viste en V.O. porque si no ahora te estarías cagando en el que decidió que los dobladores de todos los que no eran Eastwood fueran tan malos, peor o incluso los mismos que los actores de Física y Química. Cagada, cagada, cagada. Somos tan malos haciendo cine que ahora incluso jodemos las pelis de los demás.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: