27
Jul
11

Protegido: Korno.

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

21
Oct
10

León.

-¿Te acuerdas de que era perfecto, pero me faltaba un corazón? Pues me he comprado uno. ¿Me falta algo ahora?-.
(Reconstruyendo).

.

León se despierta en mitad de la noche, sentado en su sillón. Se levanta, coge la pistola que descansa a su lado y, cruzando la habitación, la pone en la sien de Matilda, que duerme plácidamente.

Le tiembla el pulso, pero sabe que tiene que hacerlo. Sabe que su vida depende de que se arranque esa espina. Sabe que es ahora o nunca, que si no aprieta el gatillo, tarde o temprano su corazón le colocará entre una bala y esa niña que acaba de entrar en su vida sin un mísero “¿se puede?”.

Las gotas de sudor le resbalan por la frente, rodando por detrás de los cristales oscuros de sus gafas de Lennon.

Sabe que tiene que hacerlo. Lo sabe. Mil voces resuenan en su cabeza, y se enredan en los nudos de su cerebro, intentando encontrar el axón que active el dedo adecuado. El instinto de conservación aúlla, rabioso, notando la traición inminente de una capacidad de raciocinio que parece haberse pasado al enemigo. En la lucha entre ambos, el pulgar acepta órdenes y amartilla el revólver, que ya sólo necesita que el índice recuerde a quien le debe lealtad para iniciar la reacción en cadena que acabará con el peligro.

Es tan fácil mover un dedo… y, sin embargo, su índice parece estar ahora relleno de cemento. Inarticulado. Desobediente, como el resto de las funciones importantes de su cuerpo.

León desiste. La promesa intangible de un mañana mejor siempre podrá con la sólida certeza de una muerte por la espalda, porque si algo caracteriza al ser humano es esa estupidez disfrazada de esperanza.

De camino a su sillón, León deja el arma en el mismo lugar en el que la ha dejado todas las noches desde que llegó a esta ciudad. Nunca había tenido motivos para utilizarla, pero está claro que algo ha cambiado desde aquel día en la escalera.

.

Porque la bala más letal del mundo está hecha de carne y hueso.

02
Abr
10

Tower Top.

.

-Ichi go, ichi e-. (Yuriko).

.

Alone, standing in the wet pillar with his wings spread, he looked down into the crowd: dull faces, each of them with a purposeful look engraved in their eyes. A Meaning Of Life pouring down their cheeks and spilling into the asphalt they were treading on with a soundless splash. No doubts, no pain, just directions working by themselves, like small people reining them in by pulling on the sulci of their brains, keeping their stupid-horse walk steady and not letting them crash with the feared Obstacles of Evil: the Truth, the Doubt or the Dangerous Thoughts.

They were just going from A to B, from B to C, performing task number 1, or maybe now it was already task number 6… it didn´t matter at all: they had something to do, regardless of what it was. A reason to be. A place in this world.

Once, he was like them. He thought he could fit, he thought he would feel the same fullness or hope about the future that they were feeling now. He though he would have perspective, and that he would be able to speak up sentences beginning with that comforting “One day, I´ll…”.

But not anymore. Not now, knowing he was alone and that was it. Knowing we all die alone, but then there´s some of us that live alone as well. Knowing that you weren´t waiting for him. Knowing that all the options were none.

He stood there, envying them for a while, admiring that stillness in motion.

Then, folding his wings, he jumped.

If anyone would have looked up before he hit the ground, they would have seen a smiling human bullet.

.

“… And now I´m climbing to the tower top

And clearly differ what is right from wrong.

And now I´m seeing what the future brings…

And now I´m seeing what I´ve been searching for…

Right now my job I know:

Salvation through these bullets.

Right now my job I know…”.

09
Jun
09

Quote 7.

Berlin, March 2009.

-Hoy día las figuras ejemplares del mal no son consumidores normales que contaminan el medio ambiente y viven en un mundo violento de vínculos sociales en desintegración, sino aquellos que, completamente implicados en la creación de las condiciones de tal devastación y contaminación universal, compran un salvoconducto para huir de las consecuencias de su propia actividad, viviendo en urbanizaciones cercadas, alimentándose de productos macrobióticos, yéndose de vacaciones en reservas de vida salvaje, etc.
[…]
… trata de una infertilidad que hace mucho tiempo diagnosticó Friedrich Nietzsche, cuando percibió que la civilización occidental se movía en dirección al “último hombre”, una criatura apática sin grandes pasiones o compromisos, incapaz de soñar, cansada de la vida, que no asume riesgos, que sólo busca su comodidad y seguridad, una expresión de tolerancia mutua
[…]
Nosotros, habitantes de los países del primer mundo, encontramos cada vez más difícil imaginar una causa pública o universal por la que estaríamos dispuestos a dar la propia vida. De hecho, la división entre el primer y el tercer mundo tiende cada vez más a la línea de una oposición entre llevar una vida larga y satisfactoria llena de riqueza material y cultural y dedicar la propia vida a alguna causa trascendental. […] En Occidente nosotros somos los “últimos hombres”, inmersos en estúpidos placeres diarios, mientras que los musulmanes radicales están dispuestos a arriesgarlo todo, implicados en un combate nihilista hasta el extremo de su autodestrucción. Lo que está desapareciendo de forma gradual en esta oposición entre los que están “dentro”, los “últimos hombres” que moran en asépticas urbanizaciones cerradas, y los que están “fuera” son las viejas clases medias de siempre. La “clase media es un lujo que el capitalismo no puede seguir permitiéndose”-.

(Slavoj Žižek, Sobre la Violencia. Barcelona, Paidós, 2009. Págs. 40-43).

.
Ha caído en mis manos este pedazo de libro, y no puedo parar de maldecir la brutal enseñada de plumero de un autor que cita a Marx, Engels y Lenin cuatro veces en las diez primeras páginas, a la vez que me pongo de rodillas con cada rebanada de análisis certero de la triste realidad que nos rodea que me sirve.

Y con semejante terreno abonado llegan los resultados de las europeas del domingo, con ese 56% de abstención, y resuenan en mi cabeza los miles de comentarios que llevo oyendo desde hace tiempo, sobre el nulo interés de la gente por la política, los movimientos sociales o cualquier cosa que vaya más allá del cebollón del próximo viernes, el polvazo del próximo sábado o el partido del próximo domingo, y empiezo a echar muchísimo más de menos a Pedro, a Azahara, o a JRO, y lo único que mi mente caga, a modo de conclusión fecal, es la siguiente frase:

“TENEMOS LO QUE NOS MERECEMOS”.

Pero, acto seguido, otra voz replica:

“No. Porque tenemos una democracia. Y lo que nos merecemos, realmente, es una dictadura. Ya que nos dan los medios para cambiar las cosas, y no nos preocupamos en utilizarlos y hemos dejado que otros se los apropien, lo que realmente deberíamos sufrir es un régimen totalitario, que nos diga hasta cuándo podemos o no respirar”.

Y, entonces, el bueno de Slavoj se saca una cita de Alfonso Cuarón de la manga: “Muchas historias del futuro implican algo así como el “Gran Hermano”, pero creo que tal es la visión de la tiranía en el siglo XX. La tiranía hoy imperante adopta nuevos disfraces; la tiranía del siglo XXI se llama democracia“.

Y yo añado “y hemos llegado a este punto nosotros solitos, haciendo lo que mejor sabemos hacer: acomodarnos, y dejar que otros controlen lo que nosotros deberíamos preocuparnos de controlar” (un reflejo a nivel mundial de lo que pasa, a escala familiar, con la educación de nuestros hijos).

Es cierto aquello de que “la primera generación lo gana, la segunda lo cuida, y la tercera lo malgasta”.
Y nosotros somos, tod@s, los niños pijos del Estado de Derecho, despilfarrando lo que nuestros padres y abuelos consiguieron con tanto esfuerzo y gastándonoslo en tecnología, viajes sin cerebro y “estilos de vida alternativos”, mientras otra gente nos birla la cartera cuando estamos durmiendo la mona.

Lo dicho: no nos merecemos ser libres.

04
Jun
09

Sabiduría.

Children at Nebocady (Czech Republic). February, 2008.

-Dejad que los niños se acerquen a mí-.
(Un Inconsciente).
.

El niño habría tenido pinta de empollón gafotas si no hubiese sido por la escopeta de plástico azul que empuñaba en una mano.

Salió por la puerta del vagón como abriéndole camino a su madre, a la que protegía, aparte de con el temible arma de fuego, con una mochila con ruedines del tamaño de una nevera pequeña.

Se notaba que acaba de salir de clase y que se iba a casa, a merendar o a jugar, por la velocidad con la que hablaba y se movía y por su sonrisa de oreja a oreja al mirar hacia atrás y decirle a su madre:

Con la verdad siempre se sufre. Con la mentira, en cambio, no-.

Por los ojos de la madre cruzó una mezcla de vergüenza y tristeza, y de ganas de calzarle una galleta al sabelotodo que, al final, se quedó en eso: en una mirada.

Y es que tiene que ser muy duro que, con seis años, tu hijo te demuestre que ya tiene claro lo que a tí te ha costado toda una vida aprender.

03
Jun
09

Quote 6.

.

“I want a love that’s right
Right is only half of what’s wrong.
I want a short-haired girl
Who sometimes wears it twice as long.

Now I’m steppin’ out this old brown shoe.
Baby I’m in love with you!
So glad you came here, it won’t be the same now,
I’m telling you.

You know you picked me up
From where some try to drag me down.
And when I see your smile
Replacing ev’ry thoughtless frown…

Got me escaping from this zoo,
Baby, I’m in love with you!
I’m so glad you came here, it won’t be the same
Now when I’m with you.

If I’ll grow up I’ll be a singer.
Wearing rings on ev’ry finger.
Not worrying about what they or you’ll say
I’ll live and love, and maybe someday, who knows baby
You may comfort me (yeah)!!

I may appear to be imperfect
But my love is something you can’t reject.
Changing faster than the weather
If you and me should get together, who knows baby
You may comfort me

I want the love of yours
To miss that love is something I’d hate.
I’ll make an early start,
I’m making sure that I’m not late.

For your sweet top lip I’m in the queue
Baby I’m in love with you!
I’m so glad you came here, it won’t be the same
Now when I’m with you

So glad you came here
It won’t be the same now when I’m with you!

Oh, yeah, yeah!

(Good as… good as new)”.

(The Beatles, Old Brown Shoe).

.

The lyrics of this song have meant lots of different things for me during my life. Because of that, I guess I´ll never get tired of listening to it, finding each time a new reason to like it more and more.

Four ugly guys from an ugly town, a couple of instruments, and there you are: a masterpiece of music.

Long live the Fab Four!

02
Jun
09

I Wanna Do Bad Things With You.

Madrid, 2007.

-Don´t give me no shit ´cos… I´ve been tired!-.

(The Pixies, Tired).

.

She opens her legs, and you feel like the whole sky is opening.

You came to the bar fleeing her, The Other One, seeking a bit of peace in the only place you knew you could find it: the middle of this havoc called No Name Bar.

The first step in, and you felt security, pure, true safety crawling up your spine. The second step, a couple of handshakes with the usual suspects, and you started to relax. By the time you reached the bar, you already owned the place. You kissed the barmaid, got a brew without even ordering (no wonder about paying) it, and you just lay back, enjoying the music and how it helped to put some sense into all this nonsense happening around you. “No need for words now”: you´re finally watching your favourite Life´s TV live program.

So then, when the door opens  and She comes in, you know you´re in trouble. You feel a rumble, as the ground shakes with each of her steps towards you. She grabs your hand, smiles while nailing you to the wall with her perfect big, brown eyes, and speaks in a voice that sounds like petroleum poured over velvet:

-Hi-.

It is just a sound, but it seems the one of a tombstone being dragged over your past life. You just can´t believe how lucky you are, as the pain, the misery and the weariness of everything that came before those legs walked in that bar fades away. Hell could froze over, the city could be bombed to ashes, but nothing would stop you for doing whatever she wants you to do.

And you know that you will pull down the zipper of her dress, and the curtain will fall down for your own private act. She will take off her clothes, and it will feel like a new dawn. And yes: she will spread her legs, and you will think the whole sky is opening for you.